Energia luminica

Desde el inicio de la vida propia el ser humano ha buscado la manera de obtener energía que le permita realizar sus actividades y trabajos con menor esfuerzo.

Es decir que durante siglos el hombre ha centrado gran parte de su lógica e investigación a la búsqueda de diferentes fuentes de energía, como bien sabemos ya en la actualidad existen diversas formas de obtenerla y también que esta proviene de distintas fuentes que pueden ser de carácter renovable o no.

Uno de los tipos de energía que se ha implementado desde la antigüedad es la energía lumínica, entendiendo que esto significa que emana de la luz propia que puede emanar tanto naturalmente del sol como de objetos inventados por la mano del hombre como lo son las lámparas y bombillos, este tipo de energía tiene la capacidad de permitirnos la dicha de aprovechar al máximo el sentido de la vista en situaciones en la que de no existir esta energía no podríamos percibir objetos y el ambiente que tenemos a nuestro alrededor, una característica en particular que distingue a todo aquello que emane luz es que no pasan desapercibidas y es difícil que no se note su brillo ante nuestros ojos.

Desde la época de la prehistoria el ser humano a través de su ingenio logro crear una fuente de energía luminosa a través del fuego que no solo le permita apreciar por medio de la vista lo que se encontraba a su alrededor al caer la noche sino que además con ello conseguía calor, con el paso de los años y la necesidad de las personas de encontrar nuevos métodos para aprovecharla máximo este tipo de energía se fueron creando distintas herramientas como lo fue la lámpara de gas iniciando el siglo XIX, años más tarde esto se perfecciono con la creación de lámparas de luz incandescente y posteriormente se llego a la herramienta más utilizada por el hombre como lo es la lámpara eléctrica, la energía lumínica es aquella que aparece al encender un bombillo al llegar a casa.

Este tipo de energía se transporta directamente a través de la luz y tiene diversas formas para manifestarse sobre una materia física, por otra parte la energía luminosa es el punto de partida para la generación de energía eléctrica y para ello es necesario realizar procesos directos en los que incide el uso de células fotovoltaicas, en cuanto a la energía lumínica que se presenta de forma absorbible esta solo puede percibirse por el ojo humano tan solo en una pequeña fracción ya que este presenta distintos tipo de sensibilidad tanto a la luz como a la diversidad de colores que de ella emana, así mismo la importancia de la energía lumínica no es solo para la parte practica e industrial en la vida del hombre y de los ecosistemas pues si se considera desde su forma más primitiva, es decir desde la luz del sol, esta es de vital importancia para todo ser vivo sobre el planeta puesto que no solo es la principal fuente de energía por excelencia debido a su carácter renovable, sino  que sin esta forma de luz sencillamente no podríamos existir.

Este tipo de energía también podemos encontrarla sin ser percibida por el ojo humano y como ejemplos podemos citar la luz que permite realizar los rayos X la cual trabaja a través de ondas que no son visibles, a si mismo la luz infrarroja es otro ejemplo certero de esta energía lumínica invisible, pero entre tantas funciones importantes que desempeña la energía lumínica existe una sin la cual sencillamente no habría vida alguna en el planeta y es la que aporta a las plantas para realizar el proceso de fotosíntesis a través del cual estas generan el oxigeno que da vida al planeta.